10 consejos para hacer que los niños lean más

Esta semana se han juntado dos noticias que me han dejado roto. Una decía que en España cada vez se lee menos y se publica más y la otra contaba que profesores de universidad se estaban dando cuenta que los alumnos llegaban hasta ahí con un nivel bajo de comprensión lectora. En mi opinión, que los pequeños de la casa se aficionen a la lectura o por lo menos no la repudien, es una responsabilidad de los padres, casi al mismo nivel que darles de comer. Y visto lo visto, no, no estoy exagerando la más mínimo.

             En su día os mostré en una imagen "Cómo leer más" y hoy os traigo 10 consejos que harán que tus hijos quieran leer y si no funcionan os devuelvo el dinero. 

1.- Si tú lees, ellos leen.

Esto es fundamental. Los niños son esponjas e imitadores natos. Por lo que si te ven leer y disfrutar de la lectura, ellos querrán hacer lo mismo que tú.

2.- Siempre que ellos puedan verte, lee en papel.

Obvio. Vivimos en la era del móvil. Estamos permanentemente mirándolo: Facebook, Whatsapp, Candy Crash… Antes leía en mi móvil con la aplicación Kindle, hasta que me di cuenta de que mis hijos, si yo estaba usando mi móvil, ellos querían usar su Tablet. Por lo tanto, ahora, si ellos están despiertos, leo mi libro en papel.

Niños leyendo libros
Niños leyendo

 3.- Ten siempre algún libro fuera de la librería o estantería.

Los niños tienen que ver que esos libros que tienes en lo alto de la estantería no son elementos decorativos. Sino que se pueden tocar, abrir, usar, en definitiva, leer.

4.- Reservar diez minutos al día para leer con ellos.

Cada uno con su libro, pero juntos. A los niños les encanta hacer cosas con sus padres, les da igual el qué. Aprovéchalo y si no puedes permitirte en tu día a día diez minutos para sentarte con tu hijo y leer… háztelo mirar. Un día tu hijo te dirá: "vamos a leer".

5.- Crea en casa un espacio de lectura.

Una esquina de mi salón se convirtió en el rincón de lectura. Una hamaca de Ikea cómoda y una lampara de suelo, también de Ikea, y listo. Allí me ven siempre con mi libro (siempre en papel) y adivinad a dónde se va mi hijo cuando coge el suyo. Cuando lo haga, procura que no tenga distracciones, como su hermano pequeño cerca o la televisión encendida.
 
Niño leyendo en su rincón de lectura
Niño leyendo en su rincón de lectura

6.- Léeles antes de dormir.

Sin más explicaciones. Yo les estoy leyendo toda la saga de Harry Potter, y hay veces que consigo el efecto contrario al que quiero, es decir, que se queden dormidos, pero merece la pena. La idea es que entiendan que dentro de los libros van a encontrar historias increíbles.

7.- Emociónate con tu libro.

Que te vean disfrutar es esencial. Cuando termino de leer y cierro el libro, si ellos están delante siempre digo: “¡qué bueno es!, ¡qué bueno es!”. Los niños son curiosos y su mente graba todo lo que ven. ¿Qué crees que generas diciendo esa frase?

8.- Defiéndelos.

Estamos en la sociedad del multimedia, de YouTube, de Netflix. Incluso para Google las imágenes son más valiosas que las letras. Sin embargo, siempre decimos que el libro es mejor que la peli. Cuando terminen de ver una película, diles la coletilla: “pues el libro es mejor”.

9.- Elige bien la temática.

Para muchos niños leer es un suplicio. Hay que tener en cuenta que es una actividad que les cuesta y les puede llegar a frustrar. Los adultos disfrutamos con ello, pero los pequeños, sobre todo cuando empiezan, sufren. Busca una temática que le guste, que no le sea ajena. Si al niño le gusta el fútbol, busca libros fútbol, si le gustan los Pokémon, libros de Pokémon. Pónselo fácil.

10.- Sistemas de motivación por puntos.

Hay muchas plataformas que fomentan la lectura entre los pequeños. Una de las más extendidas es Ranopla, que consiste en que el niño vaya contestando preguntas sobre el libro que ha leído previamente (tiene que estar en su base de datos) para darle puntos. Van ganando insignias según van leyendo y si el colegio está adscrito, el sistema clasifica al niño con respecto a su clase (sin ver quién ocupa los demás puestos), con lo que les motiva a leer más para ir subiendo en la tabla de clasificación. Si tu colegio no está adscrito yo lo utilizaría como medida de motivación, premiando la consecución de puntos. "Cuando llegues a 100 puntos..."

Ranopla
Ranopla

Yo uso estos consejos y puedo decir que a mi hijo mayor (siete años) aunque de momento no le apasione la lectura no le cuesta sentarse a leer. Y puedo asegurar que con alguno de los libros que se ha leído ha disfrutado mucho.

¿Se te ocurre algún consejo más? ¿Cuál es el consejo que consideras más eficaz? 


Comentarios