Una de las mejores decisiones: Dejar de fumar


   Hoy, 10 de mayo de 2016, hace seis años que dejé de fumar y puedo asegurar que es una de las mejores decisiones que he podido tomar en mi vida.

   Fumaba casi dos paquetes de tabaco rubio al día y ahora viéndolo con distancia me doy cuenta de la barbaridad que eso significaba para mi, mi salud y mi bolsillo. En mi cabeza no entraba la posibilidad de dejarlo ya que cuando fumas, la nicotina se encarga de hacerte creer que es lo único que necesitas (y siempre lo consigue).


   Yo no tenía la necesidad de dejarlo y de hecho lo dejé por casualidad. Todas las semanas me leía el libro más descargado de una aplicación de móvil que se llamaba Wattpad (creo) y una de esas semanas el libro más descargado fue Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo.


 Total, que me lo leí y fue el único paso que seguí para dejarlo hasta hoy. El libro te explica como funciona el tabaco en tu organismo y porque es tan perjudicial para la salud. Al terminar el libro no me quedó otro remedio que llamar a mi padre para tomarme un café con él (también se fumaba más de dos paquetes al día) y decirle: "Este es el último cigarro que me fumo" (se rió). Y así fue, ese fue mi último cigarro. Poco después él también lo consiguió dejar (por lo que si él pudo lo puede hacer cualquiera ya que no he conocido persona más atrapada por el tabaco que él (él pensaba lo mismo de mi).

   Un profundo orgullo corre por dentro de mi desde ese día, una batalla ganada que cuando la empiezas parece imposible ganar pero que al final la recompensa es tan grande que merece la pena cada minuto de pelea. Además al encontrarte tan bien, contagias esas ganas de pelear a muchos otros fumadores que también empiezan la batalla contra si mismo y con cada uno que lo consigue aún te sientes más feliz.

Comparación de pulmones
   El resumen es muy simple, si te pones a pensar no encontrarás ni una sola cosa positiva que te pueda dar el tabaco, con lo que la decisión es muy fácil de tomar. De hecho cada vez quedan menos fumadores, y si no lo crees mira a tu grupo de amigos y familia y piensa cuantos fumaban hace cinco años y cuantos fuman ahora. El dato, en mi caso, es demoledor . Por algo será.

   ¿Tu grupo también pasa de los malos humos?
 

Comentarios