Una noche en las cuevas de las bardenas reales


   Así es. Hace poco acudimos a un evento familiar a Valtierra (Navarra) y mi tía (que es la más grande) nos consiguió como alojamiento Las cuevas de las Bardenas. A mí no me eran desconocidas puesto que algún familiar ya tenía alguna de ellas en propiedad y de niño había dormido en una, pero tanto para mis hijos como para mi mujer les era totalmente ajeno. Como la experiencia fue realmente buena, me veo en la obligación de contaros un poco como la vivimos.

Cuevas de las Bardenas Reales Navarra
    Te reciben un montón de plazas de aparcamiento reservadas para los clientes, justo enfrente de las cuevas y ya empiezas a vislumbrar que donde te vas a meter nunca lo habías hecho antes. Se ven dos plantas de cuevas, unos agujeros en la montaña en el piso superior y un murete decorado en el inferior. Nos dirigimos a recepción, donde también tienen un bar con terraza para tomar algo, y unas chicas encantadoras nos dan las llaves de nuestra cueva y nos acompañan hasta ella. En nuestro caso teníamos una reservada para ocho personas (cuatro adultos y cuatro niños).

   En cuanto llegamos, lo primero que nos sorprende es la "terraza" a la entrada de la cueva, con mesa y sillas bien abrigada de la intemperie además de una pequeña barbacoa que al instante nos envía ideas de planes alternativos con amigos y algunas cosas para echar a las brasas del carbón.

Terraza de las Cuevas de las Bardenas Reales

Terraza de las Cuevas de las Bardenas Reales
    Una vez dentro lo primero que sorprende es la temperatura, ya que era un día bastante caluroso pero dentro nos encontramos con una temperatura más que agradable sin necesidad de aparatos de aire, ni ventiladores.
El salón-cocina y el baño perfectamente equipados con todo augura una comodidad semejante a un hotel o un apartamento. Todo decorado muy rústico con lo que el encanto de la cueva aún se incrementa más todavía.

Entrada a una habitación de las Cuevas de las Bardenas Reales
   Desde el salón-cocina se accede a las dos habitaciones que como veis en las fotos son suficientemente amplias como para cuatro personas.

Habitación dentro de la Cueva de las Bardenas Reales
Habitación dentro de la Cueva de las Bardenas Reales
Sillón de piedra en las Cuevas de las Bardenas Reales

   Como veis, esta cueva, al igual que las otras que teníamos reservadas, están perfectamente adecuadas para su habitabilidad y dado que la zona propone un montón de actividades es un lugar magnífico para plantar el campamento base y recorrer por ejemplo las Bardenas Reales que le dan nombre o, a pocos kilómetros, hacer una visita al parque natural de Senda Viva en Arguedas entre otras cosas.

   Para nosotros la "pena" estuvo en que no pudimos disfrutar mucho de ellas porque el evento era en otro pueblo cercano pero ya tenemos planes para volver dentro de poco.
 
   ¿Alguna vez has dormido en una cueva?¿Tienes ganas?

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!