Taller de escritura creativa


   En la semana de San Jorge, en el colegio de mis hijos (María Auxiliadora de Zaragoza) hacen un monográfico sobre los libros y la lectura, llenando toda la semana de actividades relacionadas con ese mundo. Las profes de primero de primaria me propusieron hacer alguna actividad con ellos aprovechando el tirón de mi novela y porque al fin y al cabo tenían la posibilidad de presentar a un escritor (aún no muy famoso) a todos sus alumnos.
   Dándole vueltas se me ocurrió hacer un Taller de Escritura Creativa para que ellos mismo vieran el proceso de creación de una historia. Así que durante una hora y media teníamos que, entre todos, dar forma a una trama que nos inventaríamos sobre la marcha. En casa preparé la linea por la que transcurriría todo. Así como los protagonistas, objetos y lugares (todo muy genérico y sin profundizar nada) que intervendrían en el cuento.

   Ellos, en clase, habían estado leyendo unos cuentos de detectives con lo que se me ocurrió que, al tenerlo reciente, les sería más familiar y ameno mantener la misma temática. Así que para el taller mantuve a los protagonistas principales de la historia que estaban leyendo y creé una nueva aventura para ellos. Mejor dicho ellos la crearon.

   Lo primero fue presentarme como el papá de su compañero, casi todos ya me conocían. Les enseñé el libro De vuelta al inicio para que vieran que no tenía dibujos aunque ellos los buscaban pasando las hojas rápidamente. Luego los dividí en grupos para que hubiera un total de siete y se separaron y sentaron por el suelo a lo largo de la sala de audiovisuales.

   Me fui acercando por los grupos y les fui asignando una tarea. Tenían que crear algo, describirlo, darle forma. Un niño, una niña, un objeto cualquiera con el que estuvieran jugando, un lugar, un ladrón, un cofre, el contenido del cofre y a las profesoras les dejé al malo o la mala del cuento.

   Los niños empezaron a escribir como era lo que les había encargado. En cuanto veía que paraban me acercaba para leer lo que habían escrito y siempre les pedía que pusieran algo más. ¿Era alto?¿De qué color era su máscara?¿Cuántos árboles había?¿Era simpática?. Cuando terminaron de escribir, les pedí que lo dibujaran. Y ellos basándose en lo que habían puesto lo dibujaron y pintaron lo más fielmente que pudieron.

   Para terminar fui enlazando todo lo que ellos habían creado, formando la historia que llevaba en la cabeza. El encargado de cada grupo salía a mi lado cuando llegábamos a la parte del cuento que su grupo había creado y lo explicaba en alto para el resto de su clase.

   Como la idea final era que ellos tuvieran su propio libro, fuimos grabando toda la intervención para más tarde escribir toda la historia y crear su primer libro. Estas semanas que he estado un poco más desocupado he tenido tiempo para recopilar: Un robo mal entendido. Por temas legales de copyright he tenido que cambiar a los protagonistas pero la historia y los dibujos pertenecen a todos las chicas y chicos de primero de primaria del curso 2017-18 de María Auxiliadora Zaragoza.

   Por aquí os dejo el resultado final de la historia. Está en tres formatos (PDF, MOBI y EPUB) para que lo podáis leer en cualquier reproductor digital que tengáis.

   ¿Qué os parece la imaginación de estos pequeños escritores?

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!