Nuevo Podcast La Taberna de Dorry


   Como ya sabéis últimamente no escribo mucho en el blog porque me estoy dedicando a explorar otros campos que hasta ahora me eran totalmente desconocidos. Esto me esta absorbiendo gran parte de mi tiempo de ocio, como casi siempre que empiezo en algo nuevo. Os cuento.

Cosas que sabemos que son importantes (y se nos olvidan)


   Estos últimos días me he dado cuenta de la importancia de cinco cosas relacionadas con nuestros hijos, que en mi opinión, sabemos que son importantes, pero que muchas veces no nos acordamos que lo son.

¿Cómo leer más?


   Puesto que me he vuelto a meter en el apasionante mundo de la lectura y una imagen vale más que mil palabras, por aquí os la dejo.

Cómo leer más

   ¿Qué libro estás leyendo ahora?

Cultura española o decisiones individuales

   Os tengo que contar lo que me ha pasado porque me gustaría que todos dierais vuestra opinión en un sentido o en otro.

   Como sabéis la mayoría, soy asiduo comprador de Amazon.es por diversos motivos que debatiremos otro día. El caso es que la semana pasada compré el Emocionario. Di lo que sientes, un libro increíblemente útil para los peques y no tan peques. El tema es que recibí mi pedido puntualmente el jueves, pero para mi sorpresa el viernes volvieron a entregarme otro libro igual.

Juegos de mesa en familia


   Los juegos de mesa nos han encantado siempre, pero de un tiempo a esta parte habíamos dejado de jugar por diversos motivos. Ahora que los peques ya son un poco más mayores (5 y 3 años) hemos descubierto algunos juegos que son muy adecuados para sus edades y no dejan de ser muy divertidos para los adultos. En esta entrada os voy a enseñar los que estamos jugando nosotros.

Ánimo y fuerza Barcelona


   Otro latido sin palabras.



Arroz negro en la barbacoa


   Para celebrar la visita 30.000 del blog os voy a deleitar con mi receta de arroz negro a la barbacoa que es simplemente sensacional.

Otro objetivo conseguido: Tudela - Zaragoza en bicicleta


   Suena el despertador a las 05:30 de la mañana. Me froto los ojos, me levanto, me pongo un café solo, bien largo y pienso: "si me cuenta alguien hace cinco años que me iba a despertar un sábado a las cinco y media de la mañana para coger un tren, marcharme a Tudela y bajar desde allí pedaleando, no le habría creído".